jueves, febrero 28, 2008

La 8º potencia económica mundial

Qué felices que éramos todos los españolitos de bien cuando allá por 2003 el semanario The Economist estimó que la economía española se había convertido en la octava mayor economía del mundo. Cualquier especialista en economía sabía que este dato, si bien era indicativo de que el gobierno había hecho bien los deberes, no era más que un espejismo temporal fruto de la apreciación del euro respecto del dólar, y que no iba a durar mucho porque por detrás se acercaban las locomotoras india, rusa y brasileña; con unas tasas de crecimiento anual de dos cifras. Pero eso a nadie parecía importarle. Por fin éramos alguien en el mundo. Incluso comenzaron a escucharse por primera vez en la historia las primeras demandas para ingresar en el G8 en sustitución de Canadá.

Como al final imperó la cordura, las demandas no fueron tomadas en serio por nadie salvo por quien interesaba que se tomaran en serio, es decir, por nosotros para tenernos contentos, y a medida que fue pasando el tiempo - y las elecciones - los delirios fantasiosos de grandeza se fueron apagando al mismo ritmo que nuestra influencia internacional. Parecía que todo había quedado en un efímero momento de gloria hasta que el pasado lunes, en el transcurso del "mítin institucional intercalado" de Zapatero y Rajoy - me niego a llamar debate a eso - ZP nos sorprendió a todos con la siguiente afirmación: "España es la octava potencia económica mundial, y hemos superado en renta per cápita a Italia". Horror. No podía creer que fueran capaces de utilizar eso otra vez. Pero sí, señores, lo han hecho. Y no sólo Zapatero, sino que han puesto hasta carteles electorales como este:

Dejando de lado la paradoja de que un cartel cuyo eslógan reza "Motivos para creer" viene acompañado de dos frases y las dos son mentira - ni somos la octava potencia mundial ni somos la primera en derechos sociales - me dejó bastante sorprendido el ver que los estrategas del PSOE habían recuperado el argumento de la octava potencia económica que yacía enterrado y moribundo desde hace algunos años y lo habían incorporado como un argumento de peso en la campaña electoral. Total, si hace cuatro años mordimos todos el anzuelo y consiguieron convencernos de que nos merecíamos un sillón en el G8, no veo por qué no pueden hacerlo ahora. A fin de cuentas, no somos más listos que antes. Y vuelven a resonar las trompetas del Imperio.

Sin embargo, existe un matiz entre la utilización de ese argumento que se hizo en 2003 y la que se está haciendo hoy en 2008. Y es sencillamente que en 2003 era verdad y en 2008 es mentira. Yo no sé quién es la octava potencia económica mundial, pero desde luego que nosotros no.

Datos:

FMI*
Los datos del FMI son de 2007 y puede apreciarse cómo India, Brasil y Rusia nos han sobrepasado en PIB, por lo que España ocupa la 11º posición mundial, posición que por otra parte está distorsionada por la fortaleza histórica del euro frente al dólar, pero que a niveles de mayor paridad probablemente desenderíamos alguna posición más - con Canadá y puede que con México -.

*Los datos son del FMI pero están extraídos de la Wikipedia porque vienen más claros.


Banco Mundial

Los datos son de 2005 pero reflejan que ya en ese año ocupábamos la 11º posición mundial, lo que nos permite constatar que la falacia de la 8º potencia mundial - dicha, recordemos, en campaña electoral en 2008 - no obedece a un cambio de la posición que ocupa nuestro país muy cercano en el tiempo que haya podido hacer incurrir a la ejecutiva del PSOE en un despiste en la actualización de datos, sino a una manifiesta intencionalidad de mentir.

CIA World Factbook

Estimaciones de 2007. Si desechamos a 'World' y a 'European Union' por no ser actores computables, volvemos a obtener que España es la 11º potencia económica mundial.

Conclusión. Según los dos principales organismos económicos internacionales, FMI y Banco Mundial, y en consonancia con los datos de la CIA, España no es la 8º potencia económica mundial sino la 11º. ¿Significa esto que la última legislatura ha sido un desastre en economía dado que hemos perdido tres puestos en el ranking mundial? En absoluto. Era algo que simplemente tenía que suceder. Es más, nuestra posición de 2003 era ilusoria y era cuestión de tiempo perderla.

Lo que sí significa, que es mucho más grave, es que el PSOE está utilizando unos datos falsos a sabiendas de que lo son para manipular al electorado antes de unas elecciones generales. Y también significa que tenemos una oposición tan mediocre y tan incompetente que no es capaz de denunciarlo ni cuando se lo dicen a la cara en un "debate". Y así nos va.

CORRECCIÓN. El usuario lol me advierte de que los datos del PIB se realizan con "paridad ajustada", por lo que las fluctuaciones de divisas no influyen en su elaboración. Por tanto, pese a que este error no cambia el sentido del mensaje (somos la 11ª potencia económica mundial en cualquier caso) sí que afecta gravemente al análisis que he realizado, por lo que pido disculpas.

ACTUALIZACIÓN. Veo que mi error viene de la noticia que enlazaba al principio:

6 comentarios:

snipfer dijo...

Por otra parte —incluso si admitiésemos la falsa afirmación de que somos el octavo país en P.I.B.— resulta difícil admitir que ser el octavo en algo cualifique para convertirse en una potencia.

lol dijo...

Son datos con paridad ajustada, se supone que no influyen las monedas ;-)

José dijo...

Vaya muchas gracias por la aclaración, no lo sabía. Ahora mismo rectifico, porque aunque el sentido del mensaje no cambia (somos la 11º potencia en cualquier caso) hay errores graves en la explicación.

De nuevo gracias.

Andrés H. Gil von der Walde dijo...

En términos de PIB (valoración a precios de mercado de los bienes y servicios producidos durante el año 2007 dentro del país en cuestión) España es la octava potencia económica del mundo. Puedes verlo aquí. Si en vez de emplear el dólar como medida estandar de valoración del PIB de una economía, se ajusta el PIB a la capacidad de compra que tienen esos dólares dentro del territorio en cuestión, se tiene el PIB en paridad de poder adquisitivo (PPA) que es el que tú muestras y que, lógicamente, penaliza a economias como la española donde el alimento, por poner un ejemplo, no es tan barato comparativamente como en China, La India o Brasil. El valor añadido de buena parte de la producción de estos países es escaso, pero en términos de capacidad de compra dentro de esos mismos países es muy importante, lo que hace que escalen puestos como bestias (La India, por ejemplo, pasa del 13 al 4). La PPA es un indicador más, pero hay que tener cuidado a la hora de interpretarlo. Más interesante, en todo caso, sería el PIB per capita PPA (valoración a precios de mercado de los bienes y servicios producidos durante el año 2007 dentro del país en cuestión, dividido entre la población total del país, y ajustado al poder de compra de dichos dólares dentro de dicho país) donde destacan a la cabeza países como Bermuda, Luxemburgo, las islas Caimán, Noruega o Andorra. Aquí, España se hunde hasta el puesto número 30, Italia al 28, Alemania al 26 o Francia al 24 (tomo estos datos del "Pocket world in figures 2008 de The Economist" pero poco nos dicen del tamaño de sus economías -más bien del bienestar de sus habitantes, que pueden comprar mucho con la producción de un año en comparación con "las potencias")

Un saludo

Mike Money dijo...

Claro, es que tendría que haber hecho la distinción entre los dos sistemas de medición del PIB existentes (no entro, evidentemente en el PIB per cápita o en otros indicadores): el PIB nominal y el PPP (Purchasing Power Parity o Paridad de poder adquisitivo que has apuntado). Tienes razón en que el PIB de PPA es una medición distorsionada y que si hablamos de comparar el PIB de ciertos estados para determinar quién tiene más la única medición realmente representativa es el PIB a precios nominales. Otra cosa sería comparar niveles de bienestar, pero no es el caso. Por tanto sí que somos la 8º-9º potencia mundial después de todo.

Gracias por hacerme ver el error, al menos la entrada me ha servido para aprender. De todas formas también hay que señalar que al aplicar la medición tradicional del PIB y no la PPA las monedas sí que influyen (y en nuestro caso hacen que el PIB compute un 33% más de lo que lo haría si hubiera paridad), lo cual no es representativo si nos comparamos con el resto de países europeos (la sobrerrepresentación nos afecta a todos) pero sí lo es si lo hacemos con países cuya moneda es el dólar o está ligada a sus variaciónes en el mercado de divisas.

Un saludo

Andrés H. Gil von der Walde dijo...

Tal vez la mejor medida sería el PIB real (en vez del PIB nominal), que es la valoración de los bienes y servicios producidos en un año a precios de mercado, descontando la inflación. Si eso en un rato lo busco.

Si te interesa, una PPA curiosa es la que elabora The Economist a partir del precio de las Big Mac

Un saludo